Accidentes de buceo: El aeroembolismo y el síndrome de descompresión

Siguiendo con nuestros temas profesionales, invitamos al Sr Sergio Contreras a escribir un breve artículo donde nos orienta a 2 tipos de accidentes de buceo, los cuales no siendo los únicos, son de una gravedad a considerar en el ejercicio de nuestra profesión. 

Frogman Staff

____________________________________________________________________________________________

 

ACCIDENTES DE BUCEO

Hay dos situaciones que ponen en peligro la vida en un accidente de buceo: el aeroembolismo y el síndrome de descompresión.

EL AEROEMBOLISMO:

El aeroembolismo (o de forma más precisa, el embolismo arterial por gas) ocurre cuando las burbujas de aire, que penetran en el torrente sanguíneo a través del tejido pulmonar dañado, bloquean la irrigación de una parte del cerebro, del corazón o de la médula espinal, provocando generalmente inconciencia, parálisis o apoplejía.

Cualquier persona que haya respirado aire bajo el agua, independiente de la profundidad, puede sufrir un aeroembolismo. Esto puede ocurrir en profundidades de tan sólo un metro, como también en un ascenso de 10 o más metros reteniendo la respiración

Incluso un buceador bien entrenado, respirando adecuadamente durante el ascenso, puede sufrir un aeroembolismo, debido a otros problemas médicos que afecten a los pulmones, pues puede quedar aire atrapado en los tejidos pulmonares. La presión expansiva de este aire durante el ascenso puede ser suficiente para romper los alvéolos pulmonares. Este aire pararía a la sangre como un aeroembolismo. Puede darse unos problemas menos graves como el neumotórax o enfisema subcutáneo o de mediastino.

 

 

EL SÍNDROME DE DESCOMPRESIÓN:

El síndrome de descompresión, se manifiesta como un dolor de las articulaciones, entumecimiento, parálisis y otros síntomas provocados por la liberación de gas disuelto en los tejidos, el cual forma burbujas después que el buceador haya ascendido a superficie.

El síndrome de descompresión, puede ocurrir a cualquier individuo con un largo tiempo de inmersión a profundidades mayores de unos nueve metros.

Como estos accidentes pueden ocurrir, incluso cuando seguimos las tablas de descompresión, un buceador precavido no se acercará a los límites de tiempo para su profundidad actual o asignará unos tiempos adecuados de descompresión en caso de sobrepasarla.

TRATAMIENTO:

Todos los síntomas del aeroembolismo y del síndrome de descompresión se consideran juntos a la hora del tratamiento de un accidente de descompresión.

No es necesariamente importante distinguir uno del otro, después el tratamiento inicial es el mismo.

SINTOMAS LEVES:

El buceador afectado puede presentar síntomas leves e ignorar estas señales de alerta hasta que se desarrollan los síntomas graves.

La fatiga, el cansancio inusual, la comezón…todos estos son considerados síntomas leves y pueden responder a un tratamiento de primeros auxilios con oxígeno.

El dolor de articulaciones, también considerado a veces como un síntoma leve, necesita terapia de descompresión. Ningún síntoma debe ser ignorado pues, en algunos casos la progresión de un síntoma leve a uno grave puede ser muy rápida.

Si un buceador experimenta síntomas leves al salir a superficie, debemos situarlo horizontalmente en posición lateral, con la cabeza apoyada y la pierna superior doblada por la rodilla y suministrándole oxigeno.

En caso que estuviera perfectamente consciente y tranquilo podemos tumbarlo de espaldas para que esté más cómodo.-

SÍNTOMAS SERIOS:

Cualquier síntoma como dolor, debilidad, entumecimiento, vértigo, náuseas o baja consciencia puede indicar un síndrome serio de descompresión.-

Los síntomas serios indican una emergencia médica que requiere una evaluación médica urgente y un tratamiento adecuado en un hospital más cercano, seguido de un traslado de emergencia a una cámara hiperbárica  para la recompresión.

Si un buceador muestra cualquier síntoma serio, especialmente en las 24 horas siguientes a la inmersión, debemos colocarlo en la posición lateral que hemos explicado, para evitar que el vómito (que junto con las náuseas son muy frecuentes) bloquee las vías respiratorias. Se debe suministrar oxigeno hasta llegar al hospital más cercano.

 

Sergio Contreras Mancilla.

Comments

comments